domingo, 29 de enero de 2017

Pedro Sánchez: Su proyecto da pánico.

Pedro Sánchez se presentó ayer en la localidad sevillana de Dos Hermanas como “el candidato de la militancia” y anunció que concurrirá a las primarias para tratar de volver a ser elegido secretario general del PSOE. Al menos Sánchez, despeja de esta manera todas las dudas que había en torno a su persona e inicia la carrera que finaliza en Ferraz. Hubo más asistencia de la esperada.

Quiero dejar claro, que para mí su anuncio es incompatible con la presencia de Patxi López, pues ambos con matices representan lo mismo, los votos se dividirían y Susana Díaz ganaría de calle, en el caso de que por fin se decida a dar el paso.

Sigo sosteniendo, que López se presentó en su día por indicación de Sánchez, y que uno de los dos, en el caso de que Susana Díaz se decida, abandonará y dará su apoyo al que quede en la carrera contra la andaluza. Muchos nos dijeron tras presentarse Patxi López, que había traicionado a Pedro Sánchez, yo sostengo que ahora es cuando le traicionaría si se negase a abandonar.

Lo cierto es, que el PSOE lleva ya demasiado tiempo sin riendas e inmerso en una dura crisis interna. La presencia en las primarias de Susana Díaz, entiendo que es imprescindible, pues su visión de España y del PSOE, nada tiene que ver con la de los otros dos “Terminator”. Susana no puede ni debe seguir agazapada, debe abandonar su calculada ambigüedad y dar un paso adelante. Debe saber, que de lo que haga no solo están pendientes la mayoría de los socialistas, posiblemente lo estemos una mayoría de españoles que vemos con preocupación lo negativo que sería para este país, que uno de los otros dos triunfe y conduzcan, a su partido y a España, a una clara situación de riesgo.
Susana Díaz sería la única candidata, que convertiría al PSOE en un partido socialdemócrata fuerte, comprometido con el sistema constitucional y con las instituciones, en un partido con un proyecto útil para España. Pedro y Patxi, representan la podemización del PSOE y la consiguiente desestabilización de nuestra democracia, es decir, un proyecto destructivo. Ni nuestra Nación, ni sus nacionales, podemos permitirnos eso.

Pedro Sánchez abogó ayer por la visceralidad, pide el apoyo de todos esos que se negaban a permitir la investidura de Rajoy, y pretende echar a la derecha del poder mediante una alianza de fuerzas que él llama “progresistas”, pero que en realidad son “extremistas, antisistema, independentistas y proetarras”, su proyecto da auténtico miedo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario