viernes, 24 de febrero de 2017

El PSOE y la Justicia.

Desde que a mediados de la década de los 80, un gobierno del PSOE presidido por Felipe González, legisló para acabar con la independencia del Poder Judicial, populares y socialistas, se han ido alternando en el poder encantados de nombrar y tener maniatados a quienes en el futuro podrían juzgar sus chanchullos y sus corrupciones.

Ahora el PSOE se ha embarcado en una fuerte campaña, de amenazas y denuncias, contra el Gobierno de Rajoy y contra su Fiscal General, por los nuevos nombramientos en algunas jefaturas de la Fiscalía. Los socialistas no han tenido ningún tipo de empacho en calificar como de purga estos cambios, obviando que Mariano Rajoy ha mantenido intacta durante cinco años la estructura de mando creada por el sectario Cándido Conde Pumpido, hombre de confianza de Zapatero.

Zapatero sí que realizó una brutal purga en la Fiscalía, él la llamó “reequilibrio ideológico”, defenestrando a ilustres fiscales y sustituirlos por otros procedentes de la minoritaria, Unión Progresista de Fiscales.

En el Ministerio Fiscal, rige la jerarquía y la disciplina, las indicaciones del Fiscal General siempre han sido, más órdenes que recomendaciones, por ello, la rebeldía escenificada por fiscales de Murcia no tiene sentido, y mucho menos lo tienen, las declaraciones de su destituido fiscal jefe, quien tras ser defenestrado se hace la víctima, en vez de plasmar esas supuestas presiones por escrito y por los cauces establecidos cuando tenía el puesto.

La actual Fiscalía General del Estado ha hecho lo mismo que sus predecesores, utilizando las competencias que le atribuye nuestro marco legal. Estamos ante un nuevo ejemplo de esa arrogancia y superioridad moral que cree tener la izquierda para pretender dirigir, la Justicia y la Fiscalía, incluso desde la oposición.


En cambio, el hecho de que a Griñan y a Chaves los juzgue alguien que fue un alto cargo de la Junta de Andalucía bajo sus mandatos, eso no les parece criticable, ni siquiera le han pedido que se inhiba. Este PSOE no puede ser más sectario. Si fuese al revés, seguro que “montarían el pollo”. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario