martes, 28 de febrero de 2017

Nuestros héroes nos hablaron.

Ayer se celebró en Madrid, una Mesa-Debate sobre “El fortalecimiento del coraje cívico para la defensa de España”, organizado por dos asociaciones, “Villacisneros” y “Valores y Sociedad”.

El acto estuvo coordinado por María San Gil y moderado por Ana Velasco Vidal-Abarca, quienes fueron las encargadas de presentar a seis personas excepcionales, ejemplares, que no se resignan. Hablamos de Mariano Gomá (Presidente de Sociedad Civil Catalana), Josep Bou (Presidente de Empresaris de Catalunya), Consuelo Ordóñez (Presidenta de Covite), Jorge Campos (Fundación Nacional Circulo Balear), José Antonio Ortega Lara (Víctima de ETA) y Dolores Agenjo (Directora del Instituto Pedraforca).

Todos ellos forman parte de esa vanguardia que lidera la resistencia civil de la España del siglo XXI, y lo hacen allí donde la mayoría silenciosa, muchas veces silenciada, no reacciona al pensamiento totalitario de los separatistas, llevan tiempos en rebelión, son la voz de la conciencia nacional española, esa conciencia que en regiones como Cataluña o el País Vasco está siendo laminada por la fuerza de quienes durante décadas se han ido apoderando del espacio público, y han puesto, la educación y los medios de comunicación públicos, al servicio de su ideología única y antiespañola. Ellos son nuestros héroes, quienes se han comprometido con la defensa de la Nación española, allí donde el Estado se inhibió.

Uno a uno fueron tomando la palabra y lanzando todos ellos un mensaje nítido frente a los atropellos e imposiciones de los separatistas, “frente a la apatía general, la sociedad civil tiene por tarea pendiente rebelarse para defender su dignidad, la dignidad de todos” nos dijeron.

Quiero hacer hincapié en lo dicho por Ortega Lara, quien señaló con claridad los tres grandes desafíos a los que se enfrenta España. Habló de los separatismos y del islamismo radical, y también, de la apatía y la indiferencia de una parte de la población española, respecto a los retos que amenazan la historia y la integridad de nuestra nación. Advirtió de que en cada vez mas partes de España, se adoctrina a los jóvenes en el odio a ella, y reclamó al Gobierno, aplicar el imperio de la ley, el pilar fundamental del Estado de Derecho.



Mientras esto se decía en este acto, en otro lugar, miembros de nuestro Gobierno continuaban con la política del arrumaco y del dialogo imposible, con los sediciosos. Supongo, que desde su cobardía, a los miembros de este Gobierno y a los dirigentes del Partido Popular, les dará mucha vergüenza escuchar lo que dicen estos héroes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario