martes, 21 de febrero de 2017

Pedro Sánchez y su proyecto de demolición nacional.

Pedro Sánchez, podrá decirlo más alto, pero no más claro, el proyecto político con el que se presentará a las elecciones internas del PSOE, es primeramente, una declaración de guerra en toda regla que amenaza la continuidad del PSOE como partido, y también es claramente, una amenaza para la continuidad de la Nación española, en el hipotético caso, claro está, de que consiguiera imponerse y volver a la secretaría general de su partido.

Este loco peligroso, pretende un PSOE asambleario de legitimidad caudillista que sustituya las estructuras representativas actuales, ese Comité Federal y federaciones territoriales, que lo defenestraron.

Pedro Sánchez propone, un PSOE “mucho mas a la izquierda”, es decir, de extrema izquierda, un PSOE que reconozca esa parida del “carácter plurinacional del Estado” en donde se potenciará todo lo que nos separa, y se laminará todo lo que nos une. Cuestiona a la Nación española y pretende arrebatarnos la soberanía a todos nosotros. Apoyar una España federal, es apoyar armar a quienes quieren liquidarla.

Para conseguir el suicidio colectivo que propone, considera que debe formar una especie de “Frente Popular” con Podemos, separatistas y proetarras, aunque a este engendro yo lo llamaría mejor “Eje del Mal”, pues sería un instrumento para la segura demolición de la Nación española.

Supongo que en unos días, Susana Díaz, por fin, anunciará que concurre a las primarias de su partido para ocupar la secretaría general. Debe hacerlo, si o si, pues ella es la única capaz de pararle los pies a Pedro Sánchez, un loco sin escrúpulos que ha pasado de celebrar un mitin delante de una bandera nacional de catorce metros, a proponer un proyecto de demolición de esa, su propia nación.

Y los socialistas deben de pararlo, porque son más los que se sienten españoles, que los que no, y porque si no lo hacen, vamos a tener que ser el pueblo español en su conjunto el que “por lo civil, o por lo criminal” tendremos que acabar con él.






No hay comentarios:

Publicar un comentario