lunes, 13 de febrero de 2017

Podemos se echa al monte.

El claro triunfo de Pablo Iglesias y sus tesis en Vistalegre va a tener importantes consecuencias en la política española. Es evidente, que al cambiar claramente de estrategia el partido que ocupa el tercer lugar en representación, a los otros tres les afectará.

La decisión de Podemos, de volver a las barricadas, al activismo urbano, y no centrarse principalmente en las instituciones donde está representado, le viene al PSOE como “agua de mayo”, pues el espacio socialdemócrata o de izquierda moderada ha quedado desierto. Es como si le hubieran preparado a conciencia su ubicación a Susana Díaz. Por el contrario, para Pedro Sánchez esto pinta mal, pues con Errejón podría haberse entendido, pero con un Podemos ultraizquierdista resulta inimaginable, y sería para él suicida.

La decisión de los podemitas este fin de semana, entiendo que priva por completo a su partido de la posibilidad de llegar algún día al poder, e incluso de ser el referente de la oposición, pues los ciudadanos exigen que se realice una oposición útil que ayude a resolver sus problemas desde las instituciones.

Los españoles son sociológicamente de centro/centro-izquierda, pero en épocas como esta donde la supuesta izquierda moderada ha perdido la olla, votan centro derecha, simplemente por seguridad, y porque no decirlo, por gestión.

Aviso al PSOE, si Pedro Sánchez ganará, podría ocurrirle lo mismo que a Podemos, y situar al partido al borde de la ruptura y destruirlo, pues ese PSOE pedrista no solo no recuperaría el espacio que ahora ha dejado libre Podemos, es que se iría a acompañarles en la radicalidad.

Desconozco si Rajoy es un tío con suerte o simplemente es, que la busca y la encuentra, y lo digo, porque tras ganar su Congreso también ha ganado el de Podemos, y si Susana no se impone en el del PSOE, podría también ganar ese. Pues con Podemos en el activismo callejero, el PSOE radicalizado, y Ciudadanos, en crisis y sin sitio, podemos tener Rajoy para rato, algo por otra parte lógico, pues los españoles huyen de los riesgos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario