lunes, 20 de marzo de 2017

Cataluña: La sociedad civil se rebela.

Una importante representación de esa mayoritaria ciudadanía catalana que está en contra del independentismo, se manifestó ayer en Barcelona, y lo hizo llenando de banderas nacionales las calles del centro de la ciudad condal para denunciar el golpe de Estado separatista que se está perpetrando, la manifestación la convocó Sociedad Civil Catalana (SCC).

A la manifestación, acudieron representantes de las asociaciones que históricamente se han opuesto al separatismo. También estuvieron presentes, aunque con representantes de segunda fila, el Partido Popular y Ciudadanos, algo que me preocupa. A García Albiol posiblemente le haya recomendado Doña Soraya que no asista para no entorpecer su estéril intento de diálogo, desde mi punto de vista, errónea y lamentable decisión del Partido Popular.

Pero lo más grave fue la ausencia de la lideresa de la oposición en el parlamento de Cataluña, me refiero a Inés Arrimadas, de Ciudadanos. No puedo entender su ausencia, si bien es cierto que Ciudadanos está copiando la errática trayectoria del PP catalán, y así está, que la líder del partido que no ha mucho era el ariete de la lucha contra el separatismo no acuda, debería de preocupar mucho a todos aquellos que le dieron su confianza al partido naranja. Esta chica, desde que contrajo matrimonio y duerme a diario con un nacionalista, ha cambiado mucho, una pena. Y qué decir de su jefe, que ya pasa olímpicamente de lo que les suceda a los catalanes oprimidos por el separatismo, Rivera consideró más importante irse a Cádiz, a una zona donde disfruta de mucho más confort.

El PSC dejó claro que no mandaría representación, algo que nos demuestra su incompatibilidad absoluta con un PSOE que sigue sin atreverse a desvincularse de él y estar presente en Cataluña con sus siglas.

Los que ayer se manifestaron, representan a esa mayoría silenciosa que ve con preocupación lo que ocurre en su comunidad, a esos que están por la libertad, la democracia y la convivencia, esos que ven que el orden y la legalidad constitucional están en peligro y se sienten abandonados por quienes tienen la obligación de garantizarles sus derechos y libertades laminadas por los sediciosos.

Al finalizar de la manifestación sonó el himno nacional y se cantó la famosa canción “Resistiré”. En definitiva, un gran día para despertar conciencias y culpabilidades, y no precisamente de los separatistas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario