viernes, 3 de marzo de 2017

Ciudadanos y su espectáculo incoherente.



Ciudadanos debería saber, que tomar siempre decisiones buscando únicamente que sean gratas a la opinión pública, al final te conduce inexorablemente, a la incoherencia y al desprestigio.

Es cierto, que Pedro Antonio Sánchez cometió el error de decir que si era investigado dimitiría, y también es cierto, que el PP ha sido capaz de firmar cualquier cosa que le impusiera Ciudadanos con tal, de conseguir o de mantenerse en el poder, y eso, a sabiendas de que no cumpliría lo firmado.

Pero lo cierto es, que pedir la dimisión del presidente murciano, quien aún ni siquiera ha declarado como investigado ante el juez, es simplemente oportunismo barato, pues pese a que no se le imputa aún ningún delito, ya se le quiere inhabilitar.

Entiendo que cuando un juez llama a un cargo público a declarar como investigado para que aclare algo, ese no puede desencadenar que se le pida de inmediato su dimisión. Al final, lo que subyace en la petición de Ciudadanos, es que a quien no se ha podido derrotar democráticamente en las urnas, se le derrote utilizando el atajo de algún “sicario” querellante, de fiscales de tal o cual color político, o cualquier juez que impregna los hechos de su verdad ideológica.

Y qué decir de la policía, cualquiera es capaz tras una investigación de realizar un informe que pueda cubrir con la sombra de la duda a un cargo público, creando la duda de hechos delictivos, y así provocar una dimisión.

Una cosa es que los ciudadanos estemos hasta nuestras partes nobles de tanta corrupción, y otra, que los medios de comunicación, siempre defendiendo el interés de su respectivo amo, se conviertan en jueces y fiscales que convencen a la ciudadanía de que fulano o mengano, son culpables.

El problema de Ciudadanos es su distinta vara de medir. Al alcalde socialista de Granada no le han pedido que dimita, pese a estar investigado, y tampoco le retira su apoyo al PSOE en la Junta de Andalucía, ocurra lo que ocurra, allí pueden llamar a declarar a un consejero y Ciudadanos mira para otro lado.

En esa incoherencia supina en la que se encuentran Rivera y los suyos, resulta que ahora en el Congreso proponen que solo se pida la dimisión del cargo público cuando le abran juicio oral, algo más lógico- Entonces a qué viene el teatro de reunirse con PSOE y Podemos de Murcia para negociar una hipotética moción de censura que sería la tumba de Rivera, ya que su electorado no se lo perdonaría.

Evidentemente, no es lo mismo meter la pata y cometer un delito de índole administrativo, que meter la mano, pues los corruptos hacen lo segundo, aunque también es cierto, que mediante un delito administrativo se puede beneficiar a un tercero que posteriormente te paga tu parte opacamente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario