sábado, 4 de marzo de 2017

Desenmascaran las cuentas del “Susanato”.

El último informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas de Andalucía, cifra en casi 350 millones de euros las pérdidas de ese entramado de entes que tiene montado la Junta de Andalucía para darle de comer a los suyos, cuya deuda global asciende a casi 5.000 millones de euros.

Si a lo anteriormente sumamos, los casi 3.500 millones en gastos sin justificar, y otros 700 millones en facturas guardadas en un cajón por haber gastado sin recursos presupuestados, nos hacemos una idea de lo que ocurre en Andalucía y a lo que se dedica la Junta.

La denominada “administración paralela andaluza”, cosechó estos desastrosos números en 2015 gracias a que recibió, transferencias y subvenciones, por un valor de 2.500 millones, es decir, por si sola, la administración paralela hubiera tenido unas pérdidas en 2015 de la barbaridad de casi 2.900 millones de euros. Y luego nos quejamos los andaluces del descenso de la calidad en los servicios básicos que recibimos. Evidentemente, ese dinero se desvía a otro sitio.

Merece especial mención la agencia pública de la Radio Televisión de Andalucía, que cerró 2015 con dos millones de pérdidas pese a haber recibido 137 millones de fondos públicos. Pero claro, el principal aparato de propaganda que canta las glorias del régimen, es intocable, pese a ser un pozo sin fondo.

Incluso los auditores de la Cámara de Cuentas de Andalucía afirman, que ni la propia Consejería de Hacienda y Administración Pública, tiene información completa y actualizada sobre todos los entes a los que llegan en mayor o menor medida los tentáculos de la Junta. Eso sí, en esa administración paralela, la retribución media anual es de casi 41.000 euros, frente a los 17.000 euros de renta media de los andaluces. Dirá Susana “a los nuestros que no les falte de ná”.

Conociendo estos datos, es fácil deducir a lo que se ha dedicado el régimen socialista andaluz desde la Transición, colocar a los suyos y tenerlos muy bien alimentados, aun a costa de para mantener ese confort de los suyos, condenar a la casi totalidad de los andaluces a una Sanidad, a una Educación y a unos Servicios Sociales, cada vez mas deficientes.


Y luego nos quejamos por el confiscatorio Impuesto de Sucesiones a que nos somete la Junta de Andalucía y el PSOE, simplemente nos roban a los andaluces de a pié para mantener sus pesebres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario