martes, 7 de marzo de 2017

Escrache de Podemos a la libertad.

Muy grave a tenido que ser la cosa, para que unos cuantos periodistas hayan tenido que pedirle amparo a la Asociación de la Prensa de Madrid, y hayan puesto en conocimiento de esa asociación la campaña de acoso personal y en RRSS que sufren por parte de Podemos. Denuncian las técnicas de amedrantamiento y las amenazas que ejerce sobre ellos la formación morada, pretendiendo que los periodistas estén permanentemente instalados en el miedo, algo incompatible con la democracia.

Pero no nos extraña, Podemos simplemente hace o que siempre hizo el comunismo, que no es otra cosa que volcar su odio contra los profesionales que no comulgan con sus opiniones e ideas, algo que nos rebela la perniciosa concepción de la libertad de expresión que tiene Podemos.

Es cierto, que todos los partidos pretenden ser tratados bien por los medios, pero una cosa es legítimo intento, y otro, al ver que no lo consigues, estigmatizar, poner en la diana, humillar, ridiculizar, insultar y maltratar a quien solo es culpable de no comulgar con tus ideas.

No hay ninguna duda, de que Podemos pretende erradicar la libertad de expresión de este país mediante la ejecución civil de quienes tienen el atrevimiento de criticarles. El comunismo siempre ha pretendido un periodismo cómplice al servicio de su estrategia. Los que no tuvieron ningún empacho de escrachear a los suyos, y me refiero a los errejonistas, como van a tener reparos en hacérselo a la prensa.

Para los podemitas, internet y las RRSS, son simplemente armas de guerra, utilizadas para acosar a todo aquel que suponga un obstáculo a sus abyectos fines.

En su fracasada negociación para hacer a Pedro Sánchez presidente, lo primero que pretendía Iglesias era el control de los medios de comunicación, ¿os podéis imaginar el modelo totalitario que implantarían? Yo, desde luego que me lo imagino, para echarse a temblar.

Y por favor, que no nos digan que no entienden la denuncia de los periodistas, pues varios profesionales que han insistido en mantener el anonimato, han aportado pruebas documentales concluyentes con los mensajes recibidos, hablamos de capturas de pantalla en sus móviles con amenazas por sus informaciones. Lo que me extraña es que no se hayan ido directamente al juzgado de guardia. Parece que el miedo que les tienen a la banda de Iglesias les ha disuadido, pues si denuncian aparecería su nombre.

Siempre lo he sostenido, los españoles tenemos que evitar, por lo civil o por lo criminal, que estos ultras lleguen al poder, pues de llegar nunca más se irían y acabarían con todo lo bueno conseguido por nuestra sociedad en el último siglo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario