martes, 28 de marzo de 2017

Esto empeora por momentos.

Ayer fue uno de esos días, en el que cualquiera de esos españoles que nos interesamos, por el presente y el futuro de nuestro país, nos preocupamos bastante. Ayer comprobamos de nuevo, la gran crisis nacional que sufrimos, y lo comprobamos por hechos protagonizados por todos los partidos con representación parlamentaria.

Hasta la propia Susana Díaz, apenas nos ha dado tregua y se ha descolgado con unas declaraciones incompatibles con alguien que se postula como salvadora del socialismo español, y por tanto, llamada a aportar algo de cordura a la crítica situación nacional que vivimos.

La sevillana lo dejo muy claro ayer, no es partidaria de aplicar la ley en Cataluña, es partidaria de hacer cesiones a los sediciosos, y digo esto, porque apelar al dialogo con quien no cumple las leyes, es la típica e inútil postura de los que practican ese dañino lenguaje de lo “políticamente correcto”.

Ayer también, la escoria podemita, con su líder Iglesias al frente, solicitó por escrito en el Congreso la eliminación del delito de “enaltecimiento del terrorismo”, según ellos, para salvaguardar la libertad de expresión. Y lo dicen quienes amenazan a los periodistas, y apoyan a los terroristas. También ayer en Zaragoza, Podemos ha manifestado su intención de reclamar y quitarle la titularidad de la Catedral de la Seo a la Iglesia, ellos siempre con sus prioridades del odio.

Ayer también pudimos comprobar, que en el Partido Popular balear sus podridas manzanas catalanistas se están imponiendo, son simplemente políticos profesionales que optan por el confort en vez de defender principios y valores. Pero que se puede esperar de un partido que premia a los sediciosos, acaba de anunciar 4.200 millones de euros de inversión para infraestructuras hasta 2020 para Cataluña.

Y que decir de Ciudadanos, cada día mas en descomposición fruto de su incoherencia política y de la dictadura interna que padecen sus cargos públicos. La última que se les ha ido despotricando de ellos, una diputada de Málaga.

Aquí por lo visto, ni hay en el Parlamento una derecha ni una izquierda nacional, y los ciudadanos de bien tienen que seguir votando con la nariz tapada.

Los que siempre nos dicen que es muy peligroso que aparezca uno se esos “salvadores de la patria”, son precisamente los que están provocando con su comportamiento que ese hecho pueda darse, pues actúan como verdaderos enterradores de nuestra nación.

¿Tan difícil es que este país cuente con políticos que trabajen para mejorar nuestra vida y para fortalecer a nuestra nación?

Porqué casi todos han entrado por esa política auto destructiva y suicida de acabar con todo lo que nos une, y me refiero por ejemplo a nuestro idioma común.

Los que aspiramos a una España de ciudadanos libres e iguales, ya seamos de izquierdas, de derechas, de centro, o transversales, estamos políticamente huérfanos, pues las pocas opciones políticas dignas que existen ni siquiera están representadas en el Parlamento.


La realidad de este país está, gracias a los políticos, para salir corriendo, la pena es que muchos lo amamos tanto que haciendo gran alarde de masoquismo nos quedaremos para intentar arreglar lo que ellos, los políticos, están destruyendo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario