miércoles, 29 de marzo de 2017

Sospechoso y vergonzoso permiso a un asesino sanguinario.

El juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional José Luis Castro, ha concedido un primer permiso penitenciario "extraordinario" al que fuera jefe de ETA, Francisco J. García Gaztelu, Txapote, ante la "dificultad de movilidad" de su padre por su avanzada edad.

Txapote fue detenido en Francia en 2001 y ha sido condenado, entre otros, por los asesinatos de Miguel Ángel Blanco; Fernando Buesa y su escolta, Jorge Diez Elorza; Fernando Múgica; Gregorio Ordóñez; José Luis López de Lacalle; y dos guardias civiles asesinados en Sallent de Gállego (Huesca).
En total, el que fuera jefe militar de ETA entre 1996 y 2001 y miembro del grupo Donosti, nacido en Galdácano (Vizcaya) en 1966, acumula penas que superan los 450 años de prisión.

Este sujeto, es conocido por nosotros por aparecer en los informativos demostrando una agresividad extrema, contra jueces y fiscales, en sus distintos juicios. No hace falta que os diga, que jamás se ha arrepentido de ninguno de los crímenes que ha cometido, y hasta me atrevería a decir que se siente orgulloso de sus atrocidades. Por ello, me parece escandalosa la decisión de este juez.

Que el juez Castro se sienta tan comprensivo con esta bestia sanguinaria, permitiéndole que visite a su anciano padre, produce asco, ya que olvida, que los hijos de Ordóñez, Buesa, Múgica, y de todos los demás que este terrorista mató, jamás volverán a ver a sus padres, y se tienen que limitar a ir a ponerles flores en su tumba.

Mucho me temo que este es un gesto del Gobierno para conseguir el apoyo del PNV a los Presupuestos Generales del Estado. Un PNV que sigue presionando para que les cedan todas las competencias penitenciarias, y así, poder soltar a todos estos terroristas, para que como es costumbre, les hagan homenajes en sus pueblos para escarnio de sus victimas.


Debemos estar atentos a este asunto, pues con tal de mantenerse en el poder, la clase política que padecemos es capaz de pactar con el diablo y “vender a su madre”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario