miércoles, 15 de marzo de 2017

Sucesiones: La Junta queda retratada.

El último movimiento realizado por la Junta de Andalucía respecto al Impuesto de Sucesiones, deja muy claro en qué clave lo contempla. Ahora, Susana y el PSOE andaluz, pretenden endilgarle el impuesto al Gobierno central, eso sí, previo pago de 500 millones de euros. La Junta debe pensar, que así las críticas irán contra otro.

Primero nos contaban la milonga de que era un impuesto que ayudaba a la redistribución de la riqueza y así protegía a los más desfavorecidos. Tras ver la ola de protestas ciudadanas, avaladas por el informe de la propia Defensora del Pueblo que lo tacha de abusivo, montan el famoso “simulador” fraudulento y se monta el pollo. Ahora se quieren quitar de encima el marrón y pasárselo a Rajoy. Vergonzoso.

Y es que la Junta no termina de enterarse. El debate es en primer lugar, que los andaluces que han de pagar ese impuesto, sean ricos o pobres, lo hagan en un plano de igualdad con respecto al resto de españoles, y en segundo, que pretender cobrar por recibir unos bienes que legítimamente le corresponden a una persona y por el que sus padres ya pagaron suficientemente, es injusto.

Los andaluces tenemos menos poder adquisitivo y sufrimos unas peores condiciones económicos que un vasco, un madrileño o un balear, y en cambio, se nos fríe a impuestos mucho más que a ellos, algo que es muy injusto.

Con la última maniobra de la Junta, nos demuestra, que lo único que le interesa es seguir trincando la pasta, la justicia le resbala, sus razones eran falsas, ellos solo van a recaudar. Pero habéis sido desenmascarados por el pueblo y se os ha visto el plumero claramente.


Los impuestos directos significan en nuestro país, solo el 15% de la recaudación, espero que algún día no existan y los indirectos supongan el 100%. Ya está bien de penalizar el ahorro. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario