miércoles, 26 de abril de 2017

Caso Pujol: Corrupción judicial, no casualidad.

No se vosotros, pero yo hace mucho tiempo que dejé de creer en los gnomos. Y digo esto, porque tras cinco años de indignación ciudadana, ayer, precisamente ayer, un juez tomó la decisión de enviar a prisión al primogénito del clan Pujol.

Que casualidad verdad, cuando todos los focos informativos señalaban al Partido Popular por su galopante corrupción en Madrid, un juez se presta casualmente a desviarlos hacia otro sitio. Siempre hay un juez dispuesto a intentar hacerle un favor al poder político.

La impunidad con que se han movido los miembros de esta banda criminal familiar, no solo ha hecho que muchos ciudadanos hayan dejado de creer en el sistema, incluso ha hecho un daño atroz a la credibilidad internacional de nuestro país. Nadie entendía porqué nadie se atrevía a meterlos en la cárcel.

Desde 2012 se estaba investigando a este clan familiar, y en reiteradas ocasiones se ha pedido que los integrantes de la familia Pujol-Ferrusola fueran encarcelados, pues no, se les has permitido seguir blanqueando el dinero robado y ponerlo así fuera del alcance la la Justicia utilizando entramados societarios internacionales. Que ahora nos diga este juez, precisamente que lo encarcela para que no haga lo que ya ha realizado con la complicidad de la Justicia, es tomarnos por tontos.

A nadie de este país se le hubiera permitido gozar de una tregua para que durante cinco años pudiese ir desprendiéndose de sus activos financieros y patrimoniales adquiridos con dinero de procedencia delictiva.

¿Alguien cree sinceramente que los Pujol van a devolver algo de esa ingente cantidad de dinero sustraído? Pues no, ocurrirá como con todos los corruptos a los que se les ha juzgado y condenado, un tiempo en la cárcel sabiendo que los suyos viven en la opulencia, y tras salir de prisión, a disfrutar también de ella.

Es público, notorio y sobrecogedor, la corrupción política que tenemos, es vergonzosa la corrupción mediática, una corrupción aún mas grave que la otra, y por si faltaba algo, la corrupción judicial es la que le da la puntilla al sistema.




No hay comentarios:

Publicar un comentario