domingo, 2 de abril de 2017

Gibraltar: Ahora o nunca.

De éxito diplomático español en Bruselas puede calificarse el haber conseguido que la Unión Europea le otorgue a España capacidad de veto en todo lo que atañe al futuro estatus de Gibraltar, y que todo acuerdo sobre el Peñón en las conversaciones del Brexit debe pasar por un intercambio bilateral entre España y el Reino Unido.

Tras estos últimos acontecimientos, es evidente, que o se consigue la cosoberanía ahora, o no se conseguirá nunca. De hecho, si tras la desconexión, Theresa May, pretende lograr un acuerdo comercial con la UE, se verá obligada a aceptar nuestra capacidad de veto.

A toro pasado, resulta increíble la torpeza cometida por Cameron en su día, emperrándose en hacer un referéndum sin que existiera la suficiente presión popular para ello, perderlo, y que ahora los que lo apoyaban desde posiciones nacionalistas inglesas se encuentren con un problema territorial de gran magnitud en Escocia, Irlanda del Norte y hasta Gibraltar, es alucinante.

Nuestro Gobierno lo ha dicho “muy clarito”, si Gibraltar quiere seguir manteniendo su actual estatus de paraíso fiscal, debe aceptar la cosoberanía, y de ahí no debe moverse. Si las autoridades gibraltareñas no lo aceptan, debemos tenerlo claro, se construye un muro junto a la verja y se les deja morir por estrangulamiento comercial, eso sí, compensando a todos los trabajadores españoles que trabajan en el Peñón. Ese hipotético bloqueo, es evidente, que no puede agravar la situación de desempleo brutal que sufre el Campo de Gibraltar, una comarca en donde de inmediato se deberían hacer inversiones que proporcionaran los puestos de trabajo necesarios para compensar dicho bloqueo.


También debemos ser conscientes, de que el Reino Unido podría utilizar a los muchos trabajadores españoles que están allí para impedir nuestra política de mano dura con respecto a Gibraltar, por ello, nuestro Gobierno debe aplicarse en este asunto. No obstante, mantengo que estamos ante una oportunidad histórica, eso sí, que debe ser gestionada con mucho tino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario