lunes, 10 de abril de 2017

Ha fallecido una política camaleónica.

Ayer falleció Carmen Chacón a los 46 años de edad, una edad a la que nadie debería fallecer. Sé que la hipocresía, social y política, impone que se hable bien de todo personaje público fallecido, algo con lo que nunca estuve de acuerdo, por ello, voy a opinar sobre la trayectoria política de esta señora.

Chacón siempre ha tenido una gran capacidad camaleónica, siempre hizo gala de ello dependiendo de cual sea el mar donde le interesara pescar, siempre le ha dado igual para conseguir sus ambiciones envolverse, por ejemplo, en la senyera o en la bandera nacional.

En 2005, en pleno debate del Estatuto de Cataluña, Chacón era entonces vicepresidenta del Congreso, se caracterizó por buscar una definición para Cataluña que burlara la Constitución en su Art. 2, para definir a Cataluña como “realidad nacional”, que según ella por entonces, “es lo que somos”.

No olvidemos, que en 2006 apoyó públicamente al actor Pepe Rubianes tras decir aquello de “A mí, la unidad de España me suda la polla, por delante y por detrás, que se metan a España en el puto culo, ….......”.

Formó parte del gobierno de Zapatero, el peor de nuestra democracia, fue ministra de Vivienda y de Defensa, no dejando su gestión buen sabor de boca en ninguno de los dos ministerios, pese a ello podemos decir, que fue algo mejor que alguna que otra indigente intelectual que la acompañaron en aquellos nefastos gobiernos que llevó a nuestro país a la ruina.

Tras la debacle del PSOE tras Zapatero, Chacón aspiró a la secretaría general del PSOE perdiendo ante Rubalcaba, en esas primarias cambió su discurso llegando a afirmar, “Nos equivocamos exhibiendo el discurso territorial en detrimento del discurso social”. Tras su derrota, se mantuvo oculta un tiempo, y al volver declaró, “Soy rotunda y radicalmente contraria a la independencia de Cataluña”.

Chacón ha sido una política oportunista que decía lo que le convenía en cada momento, aunque otros pueden pensar, que ha ido evolucionando ideológicamente. Conociendo su biografía, sonrojan bastante las excelentes opiniones que se vierten sobre ella tras su desgraciado fallecimiento.


Pese a todo, le deseo que descanse en paz, y a su partido, el PSOE, le doy el pésame, pues lo cortés no quita lo valiente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario