jueves, 6 de abril de 2017

Los Presupuestos, un “Mercado Persa”.

Tras la caída de UCD, este país siempre ha estado gobernado por el PSOE o por el Partido Popular. Cuando lo han hecho con mayoría absoluta, han aprobado unos PGE aceptables, pero siempre puteando un poco a los lugares que votaban mayoritariamente a su adversario. Esto que afirmo, es un hecho “impepinable”.

Pero cuando, PP o PSOE, han gobernado en minoría, como ocurre actualmente, la negociación para aprobar los Presupuestos Generales del Estado se convierte en un “Mercado Persa” de donde es completamente imposible que salga algo justo e igualitario, es decir, estos Presupuestos no se cerrarán mirando en absoluto por el interés general.

Entre lo que el Gobierno de Mariano Rajoy ya le ha prometido a los catalanes, en ese reiterativo y estéril intento de apaciguar a quien nunca se sentirá satisfecho, y lo que hay que darle a todos aquellos que van a darle su voto afirmativo para poder sacarlos adelante, es lógico que empiecen las airadas quejas de los perjudicados, entre ellos Andalucía.

Al final, el frentismo que exhibe el PSOE cuando está en la oposición, y su negativa a pactar los Presupuestos con el PP, lo único que hace es abandonar a su suerte a todas las CCAA y ciudades donde gobierna, supongo que lo hará porque pensará, que eso le dará futuros votos, pero lo cierto es que a corto plazo perjudica a quienes le dieron su confianza.


Eso de que “a quien me apoye, le doy pasta”, es una auténtica barbaridad, barbaridad que por otra parte, la vienen perpetrando desde hace décadas, socialistas y populares ¿Tan difícil es encontrar gobernantes responsables que miren solo y exclusivamente por el interés general? Parece que sí, parece que la gente honrada y válida se resiste a incorporarse a esas mafias corruptas donde en las relaciones personales prima “el navajeo”. Definitivamente, los que están en política constituyen una casta aparte, una casta formada no precisamente por los mejores cuyas prioridades son primeramente ellos, después ellos, después su partido, y si queda algo por repartir, alguna “migajilla”, pues para nosotros. Lamentable pero cierto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario