miércoles, 19 de abril de 2017

Más corrupción, pero excelentes datos económicos.

No ganamos para sobresaltos, esta misma mañana, la Guardia Civil ha detenido a Ignacio González (PP) ex presidente de la Comunidad de Madrid, por hechos acaecidos cuando presidia la empresa pública madrileña, Canal de Isabel II.

Según parece, la propia Comunidad de Madrid, denunció que Canal de Isabel II compró sociedades en el extranjero con un precio muy inflado, por lo que se piensa que esa demasía pudo volver a manos de estas personas, desconociéndose si también se utilizaron esas cantidades de dinero para financiar ilegalmente a su partido.

A Ignacio González, le han detenido utilizando el protocolo más escandaloso y en presencia de una cámara de La Sexta, cadena que había recibido el chivatazo, algo muy sospechoso. Junto con él, familiares y compañeros de partido, han caído, hasta Francisco Marhuenda, director de La Razón, ha sido imputado.

Estamos ante el pan de cada día, un nuevo caso de corrupción, y ocurre un día en el que en el plano económico tenemos muy buenas noticias, ya que si cuando los españoles echamos del poder al PSOE, echamos a Zapatero, España era una de las principales preocupaciones dentro de la UE, ahora en la actualidad, España es líder en crecimiento dentro de la zona euro y de las economías avanzadas. Todas las previsiones iniciales se están superando, y lo confirman instituciones públicas y privadas.

El FMI avanzó ayer, que este año España crecerá el doble que la zona euro y se situará a la cabeza de los países ricos, pues ha revisado al alza su anterior estimación. Estos datos de crecimiento tendrán como inmediata consecuencia la reducción de la tasa de paro hasta el 17% al finalizar este año y que se acercará al 15% a final de 2018, con lo que no sería aventurado pensar en recuperar los 20 millones de ocupados en el año 2020, que es a lo que aspira nuestro actual Gobierno.

Es evidente, que estos excelentes datos económicos se han visto ayudados por el fuerte incremento de la demanda interna, el incremento de la inversión productiva y el enorme crecimiento de las exportaciones. Todo esto hace, que el PIB siga creciendo. Evidentemente, se están dando las circunstancias necesarias para que los salarios empiecen a subir y se acerquen a los niveles de antes de la crisis, si esto no sucediera sería evidente que la codicia de unos pocos se impondría al interés general.

Esta recuperación se debe, a la reducción del déficit público, el saneamiento del sistema financiero y el aumento de la competitividad, todas estas reformas fueron acometidas por el Gobierno que preside Mariano Rajoy en la anterior legislatura.

Aunque también es cierto, que a nuestro país le queda un difícil camino que recorrer, pues aunque disminuya el paro, está en valores muy elevados aún, hay mucho déficit y hay que reducir la disparatada deuda, pública y exterior.

Desgraciadamente, esta mejoría económica no llega igual de intensamente a los ciudadanos de a pie y de ello se aprovecha la oposición, el PSOE y Podemos, intentando desacreditar lo conseguido por este Gobierno y vendernos como solución las mismas recetas con las que casi nos entierra Zapatero.

Y luego muchos se extrañan de que la ciudadanía le de la victoria electoral a este Partido Popular de Rajoy, ¿realmente el actual PSOE, Podemos o Ciudadanos, representan una alternativa, real y fiable? Los españoles en cada convocatoria de elecciones generales tienen que optar entre: Un PP corrupto, constitucionalista, que dice garantizar la unidad nacional, y que en lo económico no lo hace mal, y enfrente tiene a una izquierda corrupta, que quiere cargarse la Constitución, que quiere cargarse la unidad nacional y que cada vez que gobierna nos arruina. Con esta situación ¿a alguien le extraña que la ciudadanía opte por el que considera mayoritariamente menos malo?


La macroeconomía va bien, y eso es algo incontestable, pese al ruinoso Estado de las Autonomías, y pese a una oposición que va de dinamitera por la vida, con una corrupción política galopante y con un déficit de patriotismo alarmante. Si conseguimos los españoles, que algún día impere la concordia entre nosotros y rememos todos juntos hacia la prosperidad, seremos imparables.


No hay comentarios:

Publicar un comentario