miércoles, 12 de abril de 2017

Padre Román: El culpable absuelto.

Pese a que la mayoría de los medios en su frenesí anticlerical nos habían convencido de que el padre Román, era culpable, ayer, la Audiencia de Granada lo absolvió.

El párroco ha quedado absuelto, que no exculpado, del delito a que se enfrentaba: abuso con el agravante de acceso carnal a un menor. Conviene aclarar, que el tribunal solo ha dirimido si hubo penetraciones, pues parecen demostradas que sí que practicó otro tipo de prácticas sexuales que ya habrían prescrito.

Para el tribunal, ha habido una total y absoluta falta de pruebas, y un relato inconsistente debido a aspectos absolutamente inverosímiles en las distintas versiones dadas por el joven denunciante, quien conforme avanzaba la causa fue añadiendo aspectos más graves a su testimonio, y me refiero a esas penetraciones que ahora el tribunal considera, en absoluto demostradas.

Ahora debe comenzar el proceso canónico, un proceso que seguirá otros cauces al regirse por normas distintas, en él la Iglesia tiene la oportunidad de ser ejemplar, pues ahí no debe haber prescripciones que valgan, debe proteger a las víctimas y buscar la verdad.

Pese a que queda demostrado, que pese a esta exculpación, el padre Román es culpable y la Iglesia así debe corroborarlo, este caso ha servido para que nos demos cuenta de la virulencia del activismo anticlerical en nuestro país. Cualquier caso es una oportunidad para ellos, para intentar hacer todo el daño posible a la Iglesia intentando generalizar y mostrar a los sacerdotes como depravados en su mayoría.

No estoy en absoluto de acuerdo, la Iglesia está integrada por personas, y lo mismo que en nuestra sociedad, las hay buenas y malas, en la Iglesia ocurre igual, aunque estoy seguro de que el porcentaje de los que llevan toda su vida comprometidos con hacer el bien, supera ampliamente al de los ciudadanos de a pie, y por supuesto al de esos activistas anticlericales que la quieren destruir.


La Iglesia Católica es, aparte de los actos propiamente religiosos, la más importante con diferencia, estructura de ayuda y asistencia a los más desfavorecidos, pues si cuantificamos el trabajo de sus voluntarios, sus infraestructuras y la asistencia que ofrecen, es evidente que es la gran ONG de nuestro país, la que da mucho más a nuestra sociedad, mucho más por supuesto, que los ministerios y consejerías autonómicas competentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario