jueves, 13 de abril de 2017

Puigdemont, de ridículo en ridículo.

El gobierno catalán, ha intentado vender sus contactos con dos congresistas norteamericanos, amantes del alcohol y de la hierba, como un aval de EEUU a su planeado e ilegal referéndum, pero el disparo le ha salido por la culata.

La embajada de EEUU en Madrid, ha hecho público un comunicado, en el que dejaba meridianamente claro, que defiende una España fuerte y unida. También, el expresidente norteamericano Jimmy Carter, a través de su Fundación, rechazó apoyar el referéndum en Cataluña.

Los patéticos esfuerzos de los sediciosos catalanes por internacionalizar, sus locas e ilegales pretensiones, han cosechado un espectacular ridículo. Ya no es solo EEUU, la Unión Europea mantiene una postura idéntica, por lo que Puigdemont y los suyos, empiezan a entender que la quimera a la que aspiran es rechazada absolutamente a nivel internacional.

Lo triste de todo esto, es que los catalanes son los que de verdad están sufriendo en sus carnes las consecuencias de un gobierno centrado en ensoñaciones imposibles, un gobierno que tiene abandonada la gestión de los problemas reales y cotidianos de sus ciudadanos.

Si Cataluña no ha quebrado ya, es simplemente, porque Rajoy y Montoro le tienen abierto el grifo del dinero en condiciones de “barra libre” en situación de claro agravio en relación a las CCAA leales. Me cuesta trabajo entender porqué lo hacen, pues mientras esto suceda, muchos catalanes seguirán creyéndose las mentiras de los independentistas. De la otra manera, suspensión de pagos, y que todos los funcionarios, acreedores, y demás, pasen por la Delegación del Gobierno a cobrar. Entonces si que se darían cuenta en qué malgastan los sediciosos el dinero destinado a lo importante.


Espero que algún día conozcamos el porqué del proceder de Mariano Rajoy y su gobierno, pues a fecha de hoy solo puede interpretarse como inacción por cobardía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario