lunes, 24 de abril de 2017

Refundarse el PP no, el sistema.



Lo que está sucediendo estos días en el Partido Popular de Madrid, nos da una idea de los niveles de corrupción de la política española, pues ni esa es la única corrupción del PP, ni el Partidos Popular es el único partido en donde la hay, y además todos lo sabemos.

Sé que todos cometemos el error de generalizar y decir que “todos los políticos son unos corruptos”, pero lo cierto es, que aunque haya muchos que no lo sean, por el simple hecho de saber que compañeros suyos lo son, y no denunciarlos, podemos considerarles como cómplices del saqueo al que someten sus compañeros a la ciudadanía.

¿De que ha servido la excelente gestión de Esperanza Aguirre al frente de la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid? Pues tras conocerse que sus hombres de confianza alternaban esa buena gestión con la de pertenecer a una banda criminal para su enriquecimiento ilícito, lo que podía ser recordado como algo positivo pasará a ser recordado como algo vergonzoso.

¿De qué le va a servir al Gobierno de Mariano Rajoy su positiva gestión macroeconómica? Pues la idea de corrupción de su partido conseguirá que pasen desapercibidos sus logros en ese campo.

El problema ya no es que el PP se refunde y la generación de políticos a la que pertenece Rajoy se vayan a su casa tras devolver lo sustraído, el problema es que eso mismo se tendría que hacer en todos los partidos, y estoy seguro, de que ningún líder va a dejar el sillón de forma voluntaria.

Mientras no se refunde el propio sistema de arriba abajo, mientras no lancemos a la hoguera a la asquerosa partitocracia que padecemos y recuperemos esa democracia que nos arrebataron, mientras eso no ocurra, a ningún ciudadano honrado se le ocurrirá entrar en política.

Sé por experiencia propia, que tal y como están hoy en día los partidos, o entras diciendo amén a todo y siendo muy servil al líder, o duras un telediario. Por ello, en el Congreso de los Diputados, sobran unos 330 parlamentarios, pues con la disciplina de voto de cada secta, que solo voten los líderes y que cada uno tenga el número de votos correspondiente a los escaños que tendría. Nos ahorraríamos mucho dinero, y todos esos golfos y vagos que sestean allí, se verían obligados a buscarse la vida como todo hijo de vecino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario