miércoles, 24 de mayo de 2017

13-J: Moción de Censura de Podemos “contra el PSOE”.

El 13 de Junio, Podemos utilizará el Parlamento para sus estrategias de partido, cometerá malversación de una Moción de Censura, un fraude constitucional. Pero para el líder ultra, Pablo Iglesias, todo vale con tal de conseguir media hora de protagonismo.

Podemos, ni por asomo pretende que Rajoy deje de ser presidente del Gobierno, solo pretende arrebatar al PSOE la segunda plaza electoral, constituirse en el principal partido de la oposición, y por supuesto, partido de referencia de la izquierda.

Teniendo en cuenta, que para Pedro Sánchez, su clara prioridad es echar del poder a Mariano Rajoy aunque Podemos les fagocite, todo lo tiene el PSOE en contra. El show parlamentario de Iglesias le llega en el peor momento al PSOE, aún no recuperado de la conmoción de sus primarias y con un Sánchez intentando controlar a duras penas la situación.

No obstante, Pedro Sánchez no puede ni debe apoyar la moción de Podemos, no puede porque no controla aún a su grupo parlamentario, y no debe, porque sin pilotarla él, sería un suicidio anticipado. Sánchez sabe que tras la fracasada moción, Iglesias le restregará, día sí día no, que él tuvo en su mano echar a Rajoy.

Cuando Iglesias suba a la tribuna y diga que quiere echar a Rajoy por la corrupción de su partido e insinúe que todos los populares son unos “chorizos” yo le recordaría lo de su número tres.

El número tres de Podemos y líder del partido en Aragón, Pablo Echenique, se enfrenta a una multa de hasta 25.000 euros por defraudar a la Seguridad Social. Según la Inspección de Trabajo, Echenique cometió una falta muy grave, al haber pagado en negro y sin contrato a un asistente personal durante meses y en dos épocas distintas. Echenique culpó de la irregularidad al trabajador explotado por él, pues pretendía que con los escasos 300 euros mensuales que le pagaba, fuese él quien se pagara el autónomo.

Hablamos de una relación laboral que se prolongó durante muchos meses, y en la que siempre Echenique se negó a firmarle un contrato a su asistente, y lo hacía cuando cobraba un sueldo público neto de 4.100 euros. Este auténtico negrero argentino, tras conocerse estos hechos tenía que haber sido apartado de todos sus cargos, públicos y orgánicos, pero Podemos siempre protege “a sus mangantes”.


Conociendo estos hechos, cuando hable Pablo Iglesias en el Congreso el día de la moción de censura, tendremos la certeza de que nos miente, de que lo que le exige a otros, ellos no se lo aplican.


No hay comentarios:

Publicar un comentario