lunes, 29 de mayo de 2017

Fracaso de los Servicios Públicos de Empleo.

Desde su creación, los Servicios Públicos de Empleo han constituido un absoluto fracaso, pues solo funcionan para gestionar y pagar prestaciones a los desempleados.

Estos organismos han demostrado, que son absolutamente incapaces de encontrar trabajo a los parados, en 2016, apenas el 1,8% de los asalariados encontró trabajo gracias a ellos, lo que es absolutamente impresentable.

Los trabajadores solo los visitan para tramitar su prestación, por lo que lo lógico sería cambiar el nombre a estos organismos, pues su actual denominación resulta inapropiada y hasta ofensiva.

En España, los desempleados tienen que buscarse la vida por sí mismos, visitando portales de empleo, rastreando en las RRSS, por anuncios de prensa o entrando en webs de ETT, pues las administraciones son en este campo completamente ineficaces. En este país, lo que sigue funcionando para encontrar empleo, son las relaciones personales o familiares, el típico enchufe con conocer a alguien, y por supuesto, sin pasar por ningún proceso de selección, vamos, como toda la vida.

Eso sí, una vez conseguido el empleo, el nuevo empleado acude a los servicios públicos para informar de la contratación para que así el empresario obtenga la correspondiente bonificación.

Lo cierto es, que los departamentos de personal de las empresas, casi nunca recurren a los servicios de empleo públicos para contratar nuevo personal, pues utilizan sus propias selecciones, que para ellos resultan mucho más fiables.

Se transfirieron a las CCAA las políticas activas de empleo y nada cambió, las políticas de formación de parados han sido ineficaces, y en algunas comunidades, con Andalucía a la cabeza, saqueados sus fondos por tramas institucionalizadas.

El caso de Andalucía es sangrante, pues la Junta no ha ejecutado ni justificado gran parte de los fondos destinados al Empleo en 2016, por lo que en este 2017 la comunidad andaluza pierde casi mil millones por su nefasta gestión.

Que en la región con más paro de España y de Europa, sus gobernantes regionales sean incapaces de gestionar los fondos que reciben, para crear empleo y formar a los desempleados, y que sus ciudadanos les sigan dando su confianza, lo único que demuestra es en qué clave se vota en Andalucía, pues en cualquier otra comunidad autónoma española o en cualquier otro país de Europa, hace mucho que sus ciudadanos los hubieran mandado a la oposición.




No hay comentarios:

Publicar un comentario