domingo, 28 de mayo de 2017

Fuerzas Armadas, nuestro garante último.

En una Guadalajara entregada, se celebró ayer, el desfile de las Fuerzas Armadas, un desfile presidido por nuestros Reyes, un desfile mucho menos austero que el de años anteriores, y en en donde nuestro ejército empezó a enseñar músculo.

Frente a los que siguen identificando a nuestro actual ejército, fruto de su paranoia, con el de la Dictadura, o hasta incluso, con el que venció en nuestra guerra civil, la mayoría de los españoles lo vemos, como los que velan a diario por nuestra seguridad y por nuestra libertad.

Nos han tocado vivir tiempos difíciles, tiempos en los que el egoísmo personal es la tónica imperante. A esos les es muy difícil entender las motivaciones que puedan tener compatriotas suyos para querer ser miembros del ejército español, dispuestos a jugarse la vida por defendernos e incluso a perderla.

Es evidente, que nuestra Nación pasa por momentos difíciles, pues por culpa de los políticos estamos inmersos en distintas y graves crisis, nacional, institucional, política y social, por ello, es ahora más necesario que nunca disponer de unas FFAA comprometidas en la defensa de la unidad nacional y de la legalidad constitucional, conscientes de ser el garante último en caso de que los políticos no sean capaces de cumplir con su obligación y hacer que las leyes se cumplan.

El sujeto constitucional es la Nación Española, por ello, todo lo que se pretenda desde la política para destruirla se puede considerar como una agresión, pues si desaparece la Nación, desaparece todo, la democracia y nuestras libertades, y todo estaría permitido para recuperarlas.


Siempre se pensaba, que un ejército estaba para que un país se pudiera defender de un ataque venido de fuera, que su misión era la de defender sus fronteras, eso ha quedado muy antiguo, ahora, además de eso, y por pertenecer a organizaciones como la OTAN o la ONU, las misiones fuera de nuestras fronteras se suceden, ya sean de carácter humanitario, de interposición, o para neutralizar cualquier amenaza. Pero en los tiempos en que vivimos, incluso nuestras FFAA están para intervenir en situación límite en el propio país, pues pueden convertirse en la última esperanza, aunque evidentemente, es de desear que esa situación nunca se produzca, señal será de que la cordura ha vuelto a imperar en la política española.


No hay comentarios:

Publicar un comentario