martes, 9 de mayo de 2017

Pacto secreto con el clan Pujol.

Mi sexto sentido me dice, que existe un pacto entre el sistema y el clan Pujol, consistente en cargar todas las responsabilidades penales sobre el matrimonio Pujol-Ferrusola, para así librar de la cárcel a sus hijos. Evidentemente, el capo y su esposa, tienen muy claro que por motivos de edad no pisarán la cárcel.

Cuando ingresó en prisión el primogénito del clan, era evidente, que quienes dieron la orden para que eso sucediese, sabían ya que el líder de la banda no cumpliría su amenaza de hacer público ese famoso dossier, que según él “haría zozobrar al sistema”.

El pacto podría perfectamente ser, el primogénito a la calle, y los ancianos padres en arresto domiciliario. Del dinero robado, entiendo que nada de nada, en este país, ningún político ladrón devuelve nunca lo sustraído.

La UDEF, tras cinco años de investigación, ha cifrado en 69 millones de euros el beneficio no justificado que el clan acumuló desde 1990 hasta hoy en día, y lo hace describiendo a la familia Pujol como una organización criminal que actúo coordinada y unida para enriquecerse.

La UDEF describe claramente como actuaban los miembros de esta mafia: “Hacían ingresos en efectivo en cuentas de bancos andorranos, lo repartían vía transferencia en las cuentas que los miembros del clan tenían en entidades también de Andorra, realizaban actuaciones transnacionales dirigidas a garantizar la máxima opacidad del dinero, y lo hacían utilizando cualificados profesionales o expertos cuyas funciones estaban orientadas a crear estructuras comerciales para aflorar el dinero obtenido de forma delictiva e integrarlo en supuestos negocios legales”.

A cualquier familia española que se le hubiera ocurrido cometer la centésima parte de los delitos que han cometido los Pujol, estaría sin duda en prisión, por ello, este caso es tan vergonzoso, que le está haciendo un gran daño a nuestra sociedad y a la credibilidad del sistema.

Ahora, que hagan campañas institucionales para convencernos de que tenemos que cumplir con nuestras obligaciones ciudadanas, con nuestras obligaciones tributarias. Cada vez menos ciudadanos lo hacen convencidos, cada vez más simplemente lo hacen para evitar ser sancionados. Viendo lo que hay, no debe extrañarnos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario