domingo, 21 de mayo de 2017

Plusvalías: Un impuesto hasta ahora abusivo.

En la semana que hoy finaliza, el Tribunal Constitucional ha declarado nulo el cobro del impuesto sobre las plusvalías municipales en caso de que la venta o transmisión de un inmueble no conlleve ganancias para el propietario, a diferencia de lo que sucedía hasta ahora, cuya mera titularidad obligaba a pagar en función del valor catastral del terreno y los años transcurridos desde su adquisición.

Este era un impuesto claramente injusto, puesto que el ayuntamiento cobraba aunque la venta de la vivienda se saldara con pérdidas para el propietario, cuando la regla jurídica siempre ha sido que el cobro de impuestos debe atenerse a la capacidad económica del contribuyente y a la existencia de beneficios por el incremento real del valor del bien. Nuestra Constitución dice claramente, que un tributo debe ajustarse a la legalidad y ser proporcional.

Desde el estallido de la crisis y de la burbuja inmobiliaria, muchos propietarios han tenido que vender sus viviendas por debajo del precio al que las adquirieron, siendo encima víctimas de un atropello fiscal, carente de toda lógica, y que por supuesto, no se ajustaba a Derecho.

Lo pagado indebidamente durante los últimos cuatro años no ha prescrito, por lo que los ciudadanos “estafados” deben exigir a sus ayuntamientos les devuelvan las cantidades cobradas indebidamente, pero aquí empieza el problema, pues los ayuntamientos ya han comunicado, que ellos carecen de fondos para afrontar esas devoluciones, pues esa partida no está contemplada en sus presupuestos.

Mucho me temo, que el dinero necesario para esas justas devoluciones, al final lo pagaremos todos, pues con dinero público se socorrerá a los ayuntamientos, y esas justas devoluciones las pagaremos entre todos, tiempo al tiempo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario