lunes, 22 de mayo de 2017

Y el PSOE decidió autodestruirse.

Han sido 74.223 militantes socialistas los que le han dado la victoria a Pedro Sánchez, y lo han hecho desde su visceral aversión a la derecha, algo que Sánchez ha sabido explotar muy bien. Ese es el único proyecto que tiene el vencedor, echar al Partido Popular del poder, y si pudiese, aniquilarlo.

Lo que sucede, es que con la actual aritmética parlamentaria, al PP solo se le puede echar formando un Frente Popular con Podemos y los separatistas, y estos últimos siempre pondrán como condición el falso e inventado “derecho a decidir”, algo que se supone el PSOE nunca le permitiría, recordemos que ya fue defenestrado por tener sospechas de que lo quería hacer.

Teniendo en cuenta, que históricamente la izquierda siempre ha depurado a los perdedores sin ningún tipo de contemplaciones, veremos lo que sucede. De entrada tenemos los diferentes congresos socialistas donde no se lo van a poner fácil al ganador. Sánchez habló ayer de un partido nuevo en donde decidan los militantes, eso se llama asamblearismo al mas puro estilo podemita, y un desafío a los órganos del partido.

Para mí, el PSOE, Ciudadanos y España han perdido, Podemos y el PP saldrán ganando. El PSOE sale perdiendo, porque la mayoría de sus votantes no comparten la radicalidad de esos 74.223 militantes, y posiblemente le den la espalda en las urnas, con Pedro Sánchez la socialdemocracia ha muerto. Al virar el PSOE hacia la izquierda radical, Ciudadanos queda situado en el centro derecha, a la izquierda del PP pero demasiado lejos del frente de izquierdas que se querrá formar, o busca el calor del PP o se morirá de frio, en la más absoluta soledad.

Con la elección de Sánchez se vuelve a la política de trincheras, o con estos o con los otros, y en ambos bandos los electores siempre optan por los auténticos, la derecha es el PP y la izquierda radical es Podemos, el PSOE será fagocitado por los de Pablo Iglesias y los de Rivera se diluirán.

Resulta curioso observar, que el sitio que ocupó UPYD en el Congreso, ha quedado desierto, desde el PSOE hasta Ciudadanos hay un desierto tan grande como el Sahara.

Todos los puentes entre PP y PSOE han sido volados, Rajoy ya no podrá sacar nada adelante en el Congreso, Pedro Sánchez solo nos trae inestabilidad y bloqueo.

Al no ser Sánchez diputado, necesita con urgencia presentar una Moción de Censura para hacerse ver, aunque se le ha adelantado Iglesias, quien lo tenía todo bien calculado.


Difícilmente encontrará ya Rajoy algún tipo de apoyo en este PSOE para tomar decisiones con respecto al desafío separatista en Cataluña, al menos el PP tiene mayoría en el Senado por si no tiene más remedio que suspender la autonomía. No obstante, todo se complica aún más si cabe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario