martes, 23 de mayo de 2017

Y nuestro cobarde presidente se indignó.



Ayer no salía de mi asombro escuchando a Mariano Rajoy, parecía que justamente ayer y por sorpresa, nuestro presidente se dio cuenta de que la unidad nacional corre serio peligro. Ha hecho falta, que una alcaldesa podemita le ceda una sala municipal en el corazón de España al jefe de los sediciosos catalanes y con chulería nos diga a todos los españoles que va a acabar con nuestra Nación.

Ayer tuve la sensación, de que el presidente del Gobierno de España se pitorreaba de todos nosotros, pues que a estas alturas se atreva a decir: “Es de lo más grave que he visto en mi vida política. Es difícil encontrar precedente tan antidemocrático” “Es un delirio jurídico, un disparate. Es liquidar en el siglo XXI un Estado nacional en 24 horas, porque sí” y “No apoyaré que liquiden el Estado”.

¿Pero de verdad nos quiere hacer creer a todos que ahora es cuando se ha dado cuenta de lo que ocurre? ¿En vez de decir que no apoyará que liquiden España, por qué no nos dice como lo va a impedir?

Ya está bien de cobardía, señor Rajoy, si usted está atenazado por sus miedos, o no se siente capaz de utilizar todos los instrumentos que tiene a su disposición para parar este “golpe de estado a plazos” que están perpetrando, dimita y deje que otro que tenga más coraje y valor le sustituya.

Si después de lo manifestado por Puigdemont, no aplica usted el Art. 155 y suspende la autonomía catalana, además de detener y procesar a todos los dirigentes sediciosos, ni sus votantes en particular, ni los españoles orgullosos de serlo en general, lo entenderán.

El destino le ha hecho protagonista de una gran responsabilidad histórica, usted debe elegir, puede ser recordado como el gobernante que por inacción permitió que su Nación se rompiera, o por el que cumpliendo por fin con su deber, hizo lo necesario para preservar este gran proyecto colectivo denominado España.

A fecha de hoy, los malos evidentemente van ganando, y eso ocurre siempre cuando los buenos no hacen nada. Espero que no nos falle, pero si así sucediera, espero que los garantes últimos de la unidad nacional y de la legalidad constitucional, y me refiero a nuestras FFAA con nuestro Rey a la cabeza, lo subsanen de inmediato, pues juraron hacerlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario