viernes, 2 de junio de 2017

Andalucía: La Sanidad, de mal en peor.



La nefasta gestión de la sanidad andaluza, sacó a la calle a miles de personas no hace mucho, andaluces que protestaban por las polémicas fusiones hospitalarias. La presión popular consiguió que se derogasen y que se descabezara la cúpula de la Consejería.

Ahora de nuevo, y con el verano a la vuelta de la esquina, la incapacidad de la Consejería queda al descubierto. Es inconcebible el retraso en definir las vacantes. El consejero prometió que a finales de mayo se conocerían y no lo ha cumplido.

Las consecuencias no se han hecho esperar, cientos de excelentes profesionales han firmado un contrato en otras CCAA, unas comunidades en las que trabajaran en mejores condiciones y con un salario mucho más elevado.

Mientras que la Junta de Andalucía ofrece a los médicos contratos por cuatro meses, a razón de 2.300 euros brutos y sin vacaciones remuneradas, en por ejemplo las Islas Baleares, firman contratos por seis meses, con las vacaciones remuneradas y cobrando 3.700 euros brutos.

Si no existiera el condicionante del apego a tu tierra y el estar cerca de los tuyos, de tu familia, la mayoría de los especialistas de la sanidad pública habrían salido en estampida hace tiempo de nuestra Andalucía, una tierra, su tierra, que los maltrata en todos los aspectos.

Quiero aprovechar también, para denunciar lo que está ocurriendo en la sanidad andaluza con la realización de pruebas tales como colonoscopia o gastroscopia. Hablamos de pruebas donde a los usuarios de la sanidad privada se les realizan aplicándoles sedación completa para evitar sufrimientos innecesarios. Pues bien, en la pública andaluza, son tales las listas de espera (incluso un año) para realizártelas con sedación, que la mayoría de los enfermos las pasan canutas en el quirófano, ya que esperar puede suponer llegar demasiado tarde a la curación.

Y luego se extrañan de que cada vez más andaluces hagan un esfuerzo económico y contraten sanidad privada. En Andalucía, los recortes en Sanidad, provocan sufrimiento innecesario en la población, y matan desde hace ya demasiado tiempo.

Y mientras esto sucede, mira por donde, a los pesebres de la administración paralela nunca les falta pienso, a esas legiones de enchufados y de holgazanes hay orden de que no les falte de “na”.


2 comentarios:

  1. Y qué decimos de los médicos funcionarios que trabajan además en sus consultas privadas (en parte por no tener más horas pagas en la seguridad social y a su vez ser conocedores de la demanda)
    Qué decimos de las millares de pruebas (TAC, radiografías, análisis. .. ) que esos médicos recetan en sus infraconsultas privadas pero que se hacen en los grandes hospitales públicos que todos pagamos.

    En esta España triunfa aquello de "entre todos lo mataron y el solito se murió"

    ResponderEliminar
  2. Y qué decimos de los médicos funcionarios que trabajan además en sus consultas privadas (en parte por no tener más horas pagadas en la Seguridad Social y a su vez ser conocedores de la demanda)
    Qué decimos de las millares de pruebas (TAC, radiografías, análisis. .. ) que esos médicos recetan en sus infraconsultas privadas pero que se hacen en los grandes hospitales públicos que todos pagamos.

    En esta España triunfa aquello de "entre todos lo mataron y el solito se murió"

    ResponderEliminar