martes, 27 de junio de 2017

Andalucía: Objetivo, suspender a los discapacitados.



En Andalucía no tenemos día sin polémica, y de eso se encarga sobradamente la Junta de Andalucía tomando decisiones, que como mínimo, levantan ampollas en sectores de la sociedad andaluza.

La Dirección General de Ordenación Educativa, según orden fechada el 20 de junio, va a impedir que los alumnos de ESO con discapacidades que están recibiendo de forma integrada educación en un centro escolar van a tener casi imposible pasar al ciclo siguiente, ya que estos chicos, que necesitan una educación especial, la conocida como ACS (Adaptación Curricular Significativa), puedan puntuar más de un 4. Aunque su nota fuese un 10, hay que suspenderlos.

El programa informático “Séneca” de la Consejería de Educación, es el sistema por el que se le comunicó a los institutos. En dicho programa, los centros ponen de forma telemática las notas de los alumnos, y en él se encuentran bloqueadas las notas superiores a 4 de los alumnos con ACS.

La decisión de la Junta de Andalucía falta claramente a los principios de legalidad e igualdad, pues a un alumno con necesidades educativas especiales se le discrimina con respecto al resto de alumnos. Va claramente contra la norma general establecida perjudicando al sector más débil del alumnado.

Creo que todos conocemos casos, de alumnos con algún tipo de estas problemáticas, que haciendo un descomunal esfuerzo tratan de pasar de curso, chavales que pese a arrastrar un enorme problema psicomotriz, lo compensan con sus altas capacidades intelectuales.

Los medios informativos, en varias ocasiones se han hecho eco de alumnos, por ejemplo, con síndrome de Down, que han sido capaces de conseguir una licenciatura universitaria, algo que hemos acogido con sorpresa pero conscientes del mérito que eso supone. Con esta polémica e injusta decisión de la Junta, en Andalucía casos como estos jamás se repetirán.

Incluso la Unión Sindical de Inspectores de Educación, ha advertido al director general de que lo aprobado es una tropelía. No nos debe extrañar, que a partir de ahora dicha orden sea recurrida en los tribunales.

El objetivo debe ser siempre el de ayudar e integrar a los alumnos con problemas, y nuca el de impedir su progresión, aunque la Junta no parece entenderlo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario