jueves, 8 de junio de 2017

Banco Popular: “La trama” atraca a los accionistas.



Nos quieren convencer ahora, de que lo que le ha ocurrido al Banco Popular ha sido algo súbito, cuando lo que todo parece indicar es que ha sido programado al milímetro por quienes desde hace tiempo decidieron que en la solución final entraba el sacrificio de los 300.000 accionistas, pequeños ahorradores casi todos ellos.

No se puede entender, que si el año pasado la Autoridad Bancaria Europea dejó claro que el Banco Popular había pasado todos sus test de solvencia para el peor escenario posible, ahora haya ocurrido esto, por riesgo de quiebra inminente.

Lo cierto es, que el Banco de Santander se ha quedado con el Popular por un euro, y esto ha sido posible gracias al trabajo conjunto de políticos y banqueros, quienes han ido filtrando información con los tiempos muy bien medidos hasta conseguir el hundimiento de las acciones del banco, y el subsiguiente pelotazo a costa de los de siempre.

En esta vergonzosa operación han actuado de cómplices necesarios, tanto el Banco de España, como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Si los ciudadanos llegamos a la lógica conclusión, de que los controladores no controlan y no nos avisan de los riesgos ¿qué ciudadano se va a atrever a invertir su dinero en acciones?

Lo que está claro, es que en todas las convulsiones que sufre el mundo financiero, siempre los únicos que pierden son los españolitos de a pié. Espero que todos esos perjudicados vayan a los tribunales y denuncien el atraco del que han sido objeto.

Nos venden, que han salvado a los empleados y a los clientes, veremos como en poco tiempo se desprenden de muchos de esos empleados, y en cuanto a los clientes, por ley estaban garantizados 100.000 euros por titular de cada cuenta.

Como resultado de esta operación, tenemos un mercado bancario más concentrado, menos competencia, algo perjudicial para un mercado libre y para los clientes potenciales.

Los que tengan dinero ahorrado, a partir de ahora, mirarán muy mucho donde lo meten, lo más seguro es “debajo de una losa”, en oro, o en lo de siempre, en patrimonio inmobiliario.

Invertir en un sector en donde los poderosos mueven los hilos y te arruinan en cuanto se lo propongan es una locura.


1 comentario: