domingo, 4 de junio de 2017

La Iglesia nos da mucho más de lo que recibe.



La Memoria de Actividades de la Iglesia del año 2015, acaba de ser auditada por la consultora PriceWaterhouseCoopers (PWC) y presentada al Gobierno para dar cuentas del destino de los fondos que recibe la Iglesia a través de la asignación tributaria.

Conviene recordar, que nueve millones de contribuyentes marcan de forma voluntaria la casilla de la Iglesia en su Declaración de la Renta, lo que permitió que en 2015, la institución recibiera 250 millones de euros. 

La Iglesia Católica no es perfecta y entiendo que pueda ser criticada en algunos aspectos, de hecho, considero que es beneficiosa esa crítica, eso sí, una crítica que debería ser lo más constructiva posible.

Lo que es difícil de admitir es esa crítica anticlerical y destructiva que procede siempre de los mismos sectores de la sociedad, y que ocultan a sabiendas la inconmensurable labor social que realiza la Iglesia por la sociedad, una crítica asentada en el odio ideológico.

Para los que, por ejemplo, insisten en pedir cosas como, que la Iglesia debe pagar el IBI de sus propiedades, quisiera poner en su conocimiento estos datos:

-La Iglesia gestiona unos 6000 centros de enseñanza, lo que significa cerca de un millón de alumnos. Ello le supone al Estado un ahorro de cerca de 20.000 millones de euros al año.
-La Iglesia gestiona más de 100 hospitales, ahorrando al Estado 6000 millones de euros anuales.
-La Iglesia gestiona más de 1000 centros, entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de SIDA; con más de 50.000 camas. El Estado se ahorra con ello cerca de 5000 millones de euros anuales.
-Cáritas ha dado ayudas a los más necesitados por valor de 180 millones de euros y Manos Unidas 50 millones de euros más, todo ese dinero ha salido del bolsillo de los cristianos españoles.
-La Iglesia gestiona casi 400 centros de re-educación para marginados sociales: ex-prostitutas, ex-presidiarios, y ex-toxicómanos, atendiendo en ellos 60.000 personas. Esto supone un ahorro al Estado de 200 millones de euros anuales.
-La Iglesia gestiona unos 1000 horfanatos, en donde atiende a cerca de 15000 niños abandonados, ahorrando al Estado cerca de 100 millones de euros al año.
-Para terminar, conviene conocer que la propia Iglesia soporta el 80% del gasto de conservación y mantenimiento de nuestra Patrimonio Histórico-Artístico, con ello el Estado se ahorra en torno a los 35.000 millones de euros al año.

Conociendo estos datos podemos hacernos una idea de la magnitud de lo que la Iglesia le da a nuestra sociedad, y que debe ser reconocido desde la objetividad independientemente de que tengamos creencias religiosas o no.

Por muchos fondos que la Iglesia reciba, nunca serán suficientes para pagarle lo que ella le da a la sociedad, y sobre todo, lo que el Estado se ahorra y posiblemente no tendría dinero para pagar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario