domingo, 25 de junio de 2017

Los héroes de uniforme no les interesan.



Seis terroristas de Al Qaeda, fuertemente armados, buscaban en Mali perpetrar una masacre. Y esperaban perpetrarla disparando sin oposición a todos los turistas que se encontraran en el Campamento Kangabá, el pasado domingo 18 de junio. Allí en ese momento, se encontraban más de medio centenar de personas, además de los trabajadores de las instalaciones de recreo y descanso, donde se dan cita matrimonios con sus hijos.

Pero  no contaban con la presencia de un comandante español, del coronel jefe del destacamento español en Mali, Eugenio López Polo, un héroe que no dudó en enfrentarse a ellos. Este comandante está junto a una docena de militares en la misión internacional que se encarga de adiestrar al Ejército de Mali.

Nuestro comandante, al ser fin de semana, estaba descansando como todos, en chanclas y bañador. Pese a ello, fue el primero que se percató de la presencia del comando terrorista, gritó y alertó a todos, cogió su móvil y solicitó fuerzas de choque para hacer frente a los terroristas.

Por deformidad profesional, incluso nuestro valiente comandante, tenía previstas las vías de escape de la zona. Pese a estar con él militares de otros países y de más alta graduación, al observar que estaban bloqueados mentalmente, tomó las decisiones oportunas, cogió la única arma que tenían y que contaba con solo 14 balas e hizo frente a los terroristas. 

Realizó disparos para frenar la acometida de los terroristas, quienes se vieron claramente sorprendidos y, como no sabían cuántos de los turistas iban armados, frenaron sus iniciales ansias de sangre.

Durante tres horas consiguió parar a los terroristas, y por ende, salvar a todos los civiles y militares allí presentes, hasta la llegada de las tropas que venían a auxiliarles gracias a su oportuna llamada.

Una gesta como la de nuestro comandante, Eugenio López Polo, sería hecha pública en cualquier país, y  se reconocería su heroicidad otorgándole públicamente las más altas condecoraciones. Aquí, en España, pocos se han hecho eco, es evidente, que los gobernantes y resto de políticos, acomplejados y/o malintencionados, que padecemos, no están por la labor de ensalzar a ningún héroe de uniforme.

Contrasta este silencio de los medios con la merecida difusión que se le hizo a nuestro “héroe del monopatín” por su acción heroica en Londres. Los americanos te harían rápidamente una película patriótica, aquí en cambio, se procurará que el olvido borre semejante gesta. 



4 comentarios:

  1. Hay una equivocación: el Coronel López Polo es el Jefe del Contingente, pero quien actuó de forma heróica es un Comandante del que no se ha querido dar el nombre por motivos de seguridad

    ResponderEliminar
  2. Creo que es un un comandante que hace las funciones de coronel.

    ResponderEliminar
  3. Un poco extraño lo de las funciones...sopera que por cualquier motivo sea Jefe accidental.

    ResponderEliminar
  4. El héroe en cuestión fue el Comandante Franco... el Coronel López Polo tan sólo hizo las declaraciones oficiales como Jefe de la Misión...

    ResponderEliminar