viernes, 2 de junio de 2017

Manuel Moix, acosado, dimite.

Con la renuncia de Manuel Moix como fiscal jefe Anticorrupción, nuestro sistema democrático se hunde un poco más en el fango. Moix se ha tenido que ir sin haber cometido ningún acto, reprochable ni ilegal, desde el punto de vista jurídico.

Tras producirse una filtración interesada, posiblemente fuego amigo, de que era titular del 25% de una sociedad off-shore en Panamá heredada de sus padres, la presión política y sobre todo mediática, ha sido insoportable. Ha dado igual que todo lo alusivo a su participación en esa sociedad sea impecable, y lo digo, porque estaba al corriente con Hacienda bajo los más estrictos criterios legales.

Casi todos los terminales mediáticos, salvo honrosas excepciones, han atacado con virulencia a su familia, y lo han hecho aparecer ante la opinión pública como un corrupto, sin serlo. Incluso el sector de los fiscales de izquierdas se ha rebelado contra él, desde el principio lo han intentado derribar lanzando el mensaje de que era un “sicario” del Partido Popular.

Como sabían que no era un corrupto, que era un hombre honrado, los acosadores han justificado su petición de dimisión invocando razones de estética social, con ese argumento ¿cuantos políticos tendrían que dimitir? Posiblemente, la mayoría.

Viendo pedir la dimisión de Moix a los dirigentes de Podemos, sentí vergüenza ajena, para ellos debe ser muy estético estafar a Hacienda, no pagar la Seguridad Social de sus asistentes, cobrar una beca sin ir a la universidad, especular con pisos de protección oficial, y sobre todo, que tu líder tenga una cuenta corriente en un paraíso fiscal, y que allí reciba dinero de un gobierno narco-terrorista.

Si la exigencia de ejemplaridad la llevamos a los límites exigidos a Moix, el 90% de los políticos de este país, tendrían que irse a su casa y muchos pasarse antes una temporada en prisión.


Entre quienes desde dentro del PP quieren conseguir sus ambiciones y no tienen ningún tipo de reparo en filtrar lo que haga falta, y los que desde la izquierda se han especializado en acosar y derribar a quien sea con tal de desgastar al Gobierno, nadie está seguro en su cargo por muy honrado que sea. La política que se practica en nuestro país es cada vez más puerca.


3 comentarios:

  1. Bueno, parece ser Alejandro que la izquierda lo hace rematadamente mal, que lo hace en el caso de La junta de Andalucía.

    Pero que visión tan aguda tienes, que eres capaz de ver la paja en el ojo ajeno, e incapaz de ver la viga en el tuyo propio. Es tu blog y expresas lo que quieres.pero ¡Hombre! Por tu dios, te un poco de criterio. Por vergüenza.
    Lo del prevaricador Manuel Moix, no hay por donde cogerlo. Me da lo mismo que lo haya heredado de su padre. Han mantenido todos los hermanos una propiedad en un paraíso fiscal, para escapar del fisco.
    Si como tu afirmas, lo debes de conocer personalmente, y pones la mano en el fuego como hizo Rajoy con Luís Bárcenas. Lo que pasa es que "El soso Marianico el corto" la retiró de seguida porque se dió cuenta que se quemaba.
    Tus alabanzas a este gobierno corrupto, y a todos sus miembros, lo único que dice de ti es que aplaudes que estos políticos de derechas retocen en el lodazal en que se ha convertido esta porqueriza que es el congreso de los imputados. Se te ve el plumero campeón.

    ResponderEliminar
  2. Si Manuel Moix fuese tan honrado el ministro montoro lo hubiese apoyado. Después de cagarla el presidente en Portugal, hicieron mutis por el foro y aunque, tu amigo y su amigo Maza lo apoyaban ( no le quedaba otra) el fiscal general del estado lo propuso para el cargo.

    Mira, no sólo tiene que dimitir Manuel Moix, si no que se tienen que ir a su casa Maza, y Rafael Catalán máximo responsable de proteger a todos los corruptos del P.P. por cierto, Moix no se va ha su casa. Lo sacan de las noticias y lo devuelven a seguir cobrando 110.000€ de todos los españoles.
    En fin, no tengo ganas de escribir más. El P.P. y el gobierno corrupto de Mariano Rajoy es una autentica Porqueriza. El que no lo vea, o es un iluso, o está de acuerdo en bajarse los pantalones y seguir haciendo felaciones debajo de la mesa.

    ResponderEliminar
  3. Juan, posiblemente estos sean igual de corruptos que los otros, pero hay una gran diferencia, estos gestionan lo económico aceptablemente y los otros nos arruinan cada vez que llegan al poder.

    ResponderEliminar