viernes, 30 de junio de 2017

Montoro debe ser cesado.

Cristobal Montoro, fue fundador de Equipo Económico, un despacho dedicado al tráfico de influencias, un despacho de “conseguidores” capaces de satisfacer las necesidades de sus clientes a cambio de importantes sumas de dinero.

Contra los actuales integrantes de Equipo Económico, casi todos ellos estrechos colaboradores del ministro en anteriores etapas, un juez a admitido a trámite una querella de la Fiscalía por los delitos de prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y falsificación, tanto de documentos mercantiles como de certificados.

A nadie escapa, que el ministro lleva ejerciendo mucho tiempo como “comercial” de su antiguo despacho, y lo que es mas grave, todo parece indicar que Montoro ha conseguido que se tomaran decisiones de Gobierno para cumplir compromisos adquiridos por Equipo Económico, con importantes clientes. Algo absolutamente impresentable e impropio de un ministro del Gobierno de España.

El Parlamento acaba de reprobar a Cristobal Montoro, pero su verdadera reprobación se la hizo el Tribunal Constitucional cuando sentenció que su Amnistía Fiscal fue ilegal. ¿Cuantos clientes de Equipo Económico se acogieron a dicha amnistía? Seguro que muchos. Por mucho menos, en democracias serias, un ministro sería procesado.

Pero como parece que pretende superarse día a día, ayer se descolgó con unas declaraciones en las que amenazaba directamente al diario ABC con llevarlo a los Tribunales “si de pasaba de la raya”. Ahora, este “golfante” profiere un ataque a la libertad de expresión y al derecho a la información, a todas luces impropio de quien ostenta tan alta responsabilidad política.

Resulta curioso comprobar que Montoro, en ningún momento ha desmentido lo publicado por ABC, por lo que debe desconocer, que en un Estado de Derecho, quien marca los límites de la libertad de expresión, nunca es el poder político, sino la ley.


Lo razonable sería que el ministro Montoro fuera cesado, pero claro, siendo él un peón tan importante de la facción de la vicepresidente, tengo serias dudas de que Mariano Rajoy haga lo que debe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario