viernes, 30 de junio de 2017

Odian lo religioso y no respetan la vida.

ERC consiguió ayer en el Congreso de los Diputados, que prosperara una moción para que el Gobierno modifique la ley de libertad religiosa de 1980. Y lo consiguió por un solo voto. La izquierda radical no ceja en su ofensiva de negar lo religioso como algo inseparable de nuestra historia, nuestra cultura y nuestra identidad nacional.

Ese anticlericalismo genético de comunistas, recobrado en su día por Zapatero, y ahora abrazado por Pedro Sánchez, siempre ha conducido a nuestra sociedad a situaciones límite, a situaciones violentas y dolorosas.

Cuando hablamos de que la izquierda combate lo religioso, no nos equivoquemos, combaten lo cristiano, mostrando su complicidad y comprensión con otras religiones que ni siquiera respetan los DDHH.

El sentido totalitario de socialismo y comunismo hace, que no cejen en su ingeniería social, en manipular a la sociedad hasta eliminar todas las formas de pensar que chocan con su modelo ideológico.

Lo triste de todo esto, es que cuando la derecha gobierna, nunca deshace lo hecho por la izquierda, nunca ofrece resistencia. Cuando pese a prometérselo a sus votantes, llegó el Partido Popular con mayoría absoluta al poder, no derogó la Ley del Aborto, ni siquiera la modificó, y planteó un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, nos demostró su debilidad moral y su cobardía.


Ayer se aprobó una moción que va encaminada a quitarle libertad a los cristianos y a ampliar el radicalismo contra ellos. Pero este solo ha sido el primer paso, pues ahora, con un PSOE radicalizado que se apuntará a todo para parecerse a Podemos, colaborará en todo lo que vaya encaminado a arrebatar a los ciudadanos su sentimiento religioso y el respeto a la vida humana. Los valores trascendentes son un freno para sus planes. Creo que ahora toca la eutanasia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario