jueves, 1 de junio de 2017

Pese al ruido, buena gestión económica.

Cuando los partidos de la oposición tienen como único objetivo aniquilar al Gobierno y al partido que lo sustenta, por considerarlo su enemigo, se ponen altavoces a todo lo negativo, y ello silencia todo lo positivo.

Si se le pregunta a los ciudadanos como va la cosa, casi todos te contestarán que mal, y esto es consecuencia de que los medios, salvo honrosas excepciones, saben que hoy en día lo que vende son los escándalos.

Pero pese a todo ello, con un gobierno en minoría, España ha recuperado tres de cada cuatro empleos que se perdieron en el periodo negro de Zapatero y la economía avanza mas que las de nuestros socios de la Unión Europea. Nuestra economía crece al ritmo del tres por ciento interanual.

El Turismo no deja de acelerar, con un nuevo record histórico en la llegada de extranjeros en el primer tercio del año, exactamente un 11,6% mas que en el mismo periodo del año anterior.

La facturación del sector servicios creció casi un 10% interanual en marzo, avance generalizado en el comercio, las actividades profesionales, el transporte o las actividades administrativas y todos los demás segmentos.

Las exportaciones crecieron un 8%, algo que contribuye enormemente en el PIB, impulsa el superavit exterior, y permite ir reduciendo la considerable deuda externa que todavía acumulamos.

Otro importante dato es, que el mercado inmobiliario se está recuperando, se venden mas pisos y se conceden mas hipotecas, por lo que este sector empieza a ver el futuro con más optimismo.

Y todo esto, lo estamos consiguiendo, respetando el camino de reducción del déficit para poder conseguir los objetivos que nos impone la UE.

Y lo mas importante, estos indicadores económicos dan como resultado, mayor renta disponible, más empleo y más bienestar para todos los españoles. Por mucho que les duela a muchos, España ya ha recuperado el nivel de PIB previo a la crisis y el 60% de los puestos de trabajo que se destruyeron por la recesión y por los infames gobiernos socialistas de Zapatero.

Con esta realidad económica, que se atreva el ultra de Pablo Iglesias a presentar una moción de censura para echar a este gobierno y pretender implantar sus arcaicas y fracasadas recetas, resulta patético.

Y por supuesto que queda mucho por hacer, mucho corrupto al que enchiquerar, muchos españoles pasándolo mal y muchas injusticias con las que acabar. Pero la solución jamás vendrá de quienes practican el odio político visceral contra quienes piensan distinto a ellos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario