domingo, 2 de julio de 2017

Cataluña: Nuevo paso de los sediciosos.

Cerca de 500 alcaldes independentistas de municipios catalanes mostraron ayer su apoyo a quienes encabezan la sedición en Cataluña, mostrándose así dispuestos a saltarse la ley el próximo 1 de octubre.

Estos alcaldes, mostraron así su compromiso con la Generalidad de Cataluña para ceder locales y espacios públicos en aquellas localidades en las que gobiernan para que la organización del referendum los puedan utilizar como colegios electorales. Es curioso, pero el texto en el que se comprometen a esa cesión, solo ha sido firmado por algunos alcaldes de ERC y la CUP, al resto parece que les daba cierto “yuyu” firmar, supongo que por las consecuencias legales que les puede acarrear.

Todos estos alcaldes, han respondido a la convocatoria realizada por la Asociación de Municipios por la Independencia y por la Asociación Catalana de Municipios.

Conviene dejar claro, que prácticamente ninguno de los alcaldes de las poblaciones más pobladas de Cataluña estuvieron presentes. Allí estaban solo representados municipios de la Cataluña profunda y rural, principalmente, quienes representan a un tercio de los catalanes.

Lo que se suponía era un acto en defensa de la celebración del referendum, pronto se transformó en un evento de apoyo a la secesión con continuos ataques a la democracia española, en el que se atrevió a decir Puigdemont que “España nos tiene miedo”. Aunque mas bien diría yo, que el que parece tenerles miedo es, Mariano Rajoy.

La única respuesta a este nuevo desafío, ha sido la de que la Delegación del Gobierno denunciará a los consistorios que colaboren en la consulta ilegal. Para mí, esto tiene muy mala pinta, pues esas denuncias se las pasan por sus bajos los sediciosos.


Nuestro Gobierno olvida, que no tiene la capacidad de actuar o no, que tiene que hacer cumplir la legalidad, si o si. Mientras más tarde se actúe, más graves serán las consecuencias, y si ocurriese como en el 9-N, donde el Gobierno permitió la celebración del referendum ilegal tras afirmar que lo impediría, yo propongo como primera medida “linchar a Mariano”, políticamente claro está, echarlo de la política y mandarlo “a su puta casa”, pues seguro que encontramos a otro presidente que sea capaz de cumplir y hacer cumplir las leyes, y lo más importante, que sea capaz de restablecer la legalidad constitucional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario